19 Junio

Remedios naturales contra la insolación

“La exposición moderada al sol puede tener beneficios para la salud, siempre y cuando se realice con precaución”. Sabías que cada vez que te bronceas tus huesos se van fortaleciendo? A pesar de que el sol nunca llegará hasta tus huesos,los rayos UV ayudan a producir vitamina D en la piel. Recuerda que esta vitamina es […]

“La exposición moderada al sol puede tener beneficios para la salud, siempre y cuando se realice con precaución”.

Sabías que cada vez que te bronceas tus huesos se van fortaleciendo? A pesar de que el sol nunca llegará hasta tus huesos,los rayos UV ayudan a producir vitamina D en la piel. Recuerda que esta vitamina es muy importante para la mineralización de los huesos, al favorecer la absorción en el intestino del calcio y el fósforo y evitar su pérdida en el riñón.

Aunque la mayoría de las vitaminas y minerales hay que tomarlas en los alimentos, en el caso de la vitamina D el metabolismo cuenta con un “as en la manga”, pues es capaz de fabricarla en la piel cuando dispone de un precursor conocido como 7-dehidrocolesterol (que proviene del “temido” colesterol) gracias a la radiación UV del sol.

Bastan 5 ó 10 minutos de sol, dos o tres veces por semana para recargar los depósitos de vitamina D.

La insolación se produce por la exposición excesiva al sol sin la protección adecuada.

No es necesario pasar largas horas al sol para sufrir una insolación, puede ocurrir por el simple hecho de estar expuestos al sol sin medidas de protección lo suficientemente fuertes.

La insolación es un estado de agotamiento por el calor, el cual puede venir acompañado con quemaduras superficiales, venas marcadas en las piernas, sudor intenso, calambres, entre otros. A menudo sus síntomas pueden sobrellevarse con cuidados caseros, aunque pueden requerir atención profesional si hay quemaduras severas debilitamiento prolongado o señales de deshidratación, lo mejor es acudir a emergencias en lugar de probar cualquier remedio en casa.

 

bronceado

 

“Algunos remedios caseros para pequeñas insolaciones”

 

  1. Zumo de tomate

Sin lugar a dudas, el zumo de tomate es uno de los mejores remedios naturales para la insolación. Su significativo aporte de vitaminas, minerales y antioxidantes lo convierten en un excelente reconstituyentepara el organismo y la piel,nos ayuda a  sobreponer líquidos y sales que se pierden por el exceso de calor.

  • En caso de insolación puedes consumir 2 o 3 vasos de zumo de tomate al día. Para prepararlo, combina tomates frescos con agua y zumo de limón. Tómalo frío.
  • De manera opcional, extiende un poco de zumo de tomate sobre las quemaduras superficiales. Déjalo actuar 20 minutos y enjuaga.
  1. Yogur natural

La aplicación tópica de yogur natural puede mitigar algunos de los efectos de la insolación sobre la piel. Sus compuestos probióticos ayudan a reestablecer ph cutáneo y apoyan el proceso de regeneración. Incluso, facilita el desprendimiento de células muertas y previene las cicatrices y manchas.

  • Extiende una capa fina de yogur natural sobre la piel afectada.
  • Espera 20 minutos y enjuaga con agua fría.
  • Repite su aplicación hasta controlar las molestias.
  1. Zumo de pepino

Otro maravilloso zumo de vegetal para paliar los efectos de la insolación es el que se prepara con pepino. Esta hortaliza está compuesta en un 96% de agua, aporta minerales esenciales, vitamina C y fibra. Nos ayuda a tratar la desidratación  y las quemaduras.

  • Trocea un pepino y bátelo con agua y zumo de limón. Toma 2 o 3 vasos al día.
  • Si lo prefieres, aplica el pepino directamente sobre la piel. Esto disminuye el ardor causado por las quemaduras solares.
  1. Baño con avena

La harina de avena es un ingrediente relajante con interesantes aplicaciones terapéuticas. En este caso particular se destaca como uno de los remedios naturales para la insolación más efectivos.  Contribuye a reducir el cansancio por el calor, el ardor en la piel y la deshidratación.

  • Agrega una taza de harina de avena a tu baño de agua fría, sumérgete en él 15 o 20 minutos y descansa.
  • Repite el remedio durante 2 o 3 días seguidos, hasta sentir una mejoría.

Finalmente, recuerda que lo mejor es la prevención. asegúrate de usar protector solar dependiendo de tu tipo de piel.

Comparte esta página :

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *