Tarta de queso con crema de castañas

...

Ingredientes

  • 300 gr. de castañas cocidas

  • 350 ml. de leche entera

  • 120 gr. de azúcar blanco

  • 30 gr. de azúcar moreno

  • 350 gr. de queso crema

  • 4 huevos (tamaño L)

  • 1 pizca de sal

  • 20 gr. de mantequilla

  • Para la decoración:

  • 50 gr. de azúcar glass

  • 25 gr. de cacao en polvo

Receta

Uno de los clásicos otoñales, la tarta de queso y castañas, una receta que una vez la pruebes vas a querer hacerla una y otra vez. Hacerla es muy sencillo:

  1. Necesitamos pelar las castañas y para ello les haremos un pequeño corte y luego las escaldaremos en agua hirviendo durante 5 minutos. Así, las pelaremos sin problema.
  2. En una cazuela echaremos leche y la calentaremos. Cuando esté caliente, echamos el azúcar blanco y el moreno. Añadimos las castañas en cuartos, una pizca de sal y mezclamos bien. Dejamos en el fuego durante 20 minutos, hasta que las castañas estén blandas.
  3. Trituramos nuestra mezcla con la batidora hasta obtener una masa homogénea. Reservamos en la nevera para que se vaya enfriando.
  4. En un recipiente para batir, añadimos la crema de castañas fría, el queso y los huevos de uno en uno. Batimos bien.
  5. Untamos con mantequilla el molde, echamos la crema de castaña y dejamos reposar unos minutos para que se le vayan las burbujas.
  6. Calentamos el horno, con calor arriba-abajo, a 170º C.
  7. A esta tarta le dedicaremos más tiempo y menos temperatura, para que se vaya haciendo poco a poco y alcance una textura final suave y cremosa. Colocamos el molde en la bandeja central, y horneamos 50 min. a 170ºC.
  8. Retiramos del horno y dejamos que repose y enfríe a temperatura ambiente. Una vez fría, desmoldamos y pasamos a la nevera al menos 1 hora para que siga cogiendo textura.
  9. Para decorarla, podemos preparar una plantilla con la forma que queramos y decoraremos con el azúcar glass y el cacao en polvo, también podemos colocar algunas castañas.

Una tarta deliciosa, con la textura cremosa que le aporta el queso y el sabor dulce de la crema de castañas. No quedará ni para repetir de lo buena que está.