Natillas de turrón y castañas

...

Ingredientes

  • 1 litro y medio de leche entera

  • 8 yemas de huvos XL

  • 8 cucharadas de azúcar glas

  • La piel de un limón

  • 1 ramita de canela

  • 300 gr de crema de castañas

  • 300 gr (aprox.) de turrón Xixona

  • 8 Marron Glacé

Receta

A Conchita le encanta la Navidad y poder hacer recetas más elaboradas acordes con la época festiva. Por eso, hoy nos trae unas natillas con su particular toque, las castañas: Natillas de turrón y castañas.

  1. Lo primero es preparar los ingredientes con los que vamos a aromatizar la leche. Lavamos muy bien el limón y pelamos su piel de manera fina, sin mucho blanco que luego nos amargue el postre.
  2. Calentamos la leche en un cazuela a fuego medio casi hasta el punto de ebullición. Bajamos la temperatura y retiramos del fuego, añadimos  la piel del limón y la rama canela partida por la mitad. Dejamos todo en reposo durante 10 minutos.
  3. Cortamos el turrón en pequeños trocitos para mezclar con la leche tibia. Añadimos a la cazuela y lo juntamos sin que deje grumos, si es necesario le pasamos la minipimer o batidora.
  4. Separamos las yemas de las claras. Ponemos las yemas en un bol y batimos con el azúcar hasta que espumee. Añadimos la crema de castañas y volvemos a batir hasta que no queden grumos.
  5. Juntamos la mezcla de leche y turrón con la de yemas y castañas. Calentamos la crema a media ebullición y vamos moviendo con unas varillas o una cuchara de madera sin parar hasta que espese, no debe hervir en ningún momento, la textura de las natillas debe estar ligeramente espesa y sin grumitos. Es muy importante no dejar de remover pues puede llegar a quemarse o pegarse a la cazuela- El secreto como en casi todas las recetas es tener paciencia y no dejar de remover siempre para el mismo lado hasta que quede una crema homogénea.
  6. Elegimos los recipientes donde vamos a presentar las natillas y las vertemos en las copas, cuencos o cazuelitas. Al pasarlo a estos recipientes podemos elegir, si queremos una mezcla limpia sin ningún tipo de grumo o si queremos encontrarnos la textura del fruto seco en algunas ocasiones. Si no queremos encontrarnos esa textura, al vertirlo en los recipientes lo colaremos para evitar que haya grumitos.
  7. Dejamos enfriar a temperatura ambiente y después reservamos en la nevera (para evitar que se forme costra tapamos con un film transparente). Una vez que las natillas estén frías sólo tenemos que decorarlas con un delicioso Marrón Glacé.