2017

Tras 50 años de calidad y compromiso, Castañas Campelo sigue adelante. Se cumplen 50 años de esfuerzo y en Castañas Campelo se dice que se va a preparar una buena. SSSShhhhhh, no digas nada....¡es un secreto!
2008

Fallece Eduardo Campelo. Unos meses más tarde nace Eduardo Nieto Campelo y se completa la tercera generación de la familia Campelo-Tenoira.
2000

Nace Álvaro Campelo. La tercera generación vinculada a Castañas Campelo. No hay más que ver la cara de felicidad del abuelo.
1990

Castañas Campelo compra la nave de El Guindaledo para realizar el trabajo de los ajos dentro del mercado nacional de distribución. Campelo se convierte en una de las principales referencias de España en el suministro de hortalizas y frutos secos.
1987

Coincidiendo con la mayoría de edad de los tres hermanos mayores, Eduardo y Conchita deciden incorporar a sus hijos al negocio en el que ellos habían trabajado durante tantos años, fundándose Castañas Campelo Exportación S.A.
1976

Se realiza ampliación de la familia con la incorporación de Mariola, y posteriormente llegan los pequeños: Miguel y Ana. Se construyen nuevas instalaciones para la exportación de ajos en la localidad de Las Pedroñeras (Cuenca).
1968

Eduardo y Conchita se casan y fundan la Familia Campelo-Tenoira. En breve, deciden incorporar a la plantilla a tres vástagos: Eduardo, y después los mellizos Juan y José Ramón. Al mismo tiempo, Campelo Cía. inaugura sus nuevas instalaciones de la calle Rúa Nueva.
1967

Eduardo Campelo toma el control de Campelo Compañía Anónima (anteriormente Villarejo C.A.), centrándose en la exportación de productos del campo berciano.
1961

Concepción Tenoira “Conchita” comienza a trabajar en la oficina de Eduardo Campelo. Como se hace patente, entre los libros de contabilidad desarrolla su trabajo.
1950

Eduardo Campelo Fernández inicia su actividad como empresario villafranquino con el establecimiento de una tienda de ultramarinos en la plaza de abastos de su pueblo: Villafranca del Bierzo. Siempre con la misma idea: que por encima de todo exista un compromiso con el cliente, la materia prima y con los proveedores. Su mirada emprendedora, su ilusión y su esfuerzo han hecho de Castañas Campelo lo que es hoy: una referencia de calidad y servicio.