17 Octubre

Tarros de calabaza

CONCHITA trae hoy una alternativa a los que no quieren comprar una calabaza para Halloween o no se les da muy bien… Además, tienen otra gran ventaja y es que no nos durarán solo un Hallowen… ¿Qué necesitamos? -Tarro de mermelada, potitos, mahonesa… -Pintura acrílica naranja -Cartulinas negras (y tijeras y pegamento) o rotulador negro. […]

CONCHITA trae hoy una alternativa a los que no quieren comprar una calabaza para Halloween o no se les da muy bien… Además, tienen otra gran ventaja y es que no nos durarán solo un Hallowen…

¿Qué necesitamos?

-Tarro de mermelada, potitos, mahonesa…

-Pintura acrílica naranja

-Cartulinas negras (y tijeras y pegamento) o rotulador negro.

 

Primero quitamos bien las etiquetas. Para ello, los dejamos en agua caliente unas horas. Si las pegatinas no se han quitado por sí solas, quizá necesiten nuestra ayuda, bastará con frotar suavemente. Si no se han quitado totalmente es el momento de utilizar alcohol. Simplemente con empapar un algodón o trapito y frotar será suficiente.

Cuando estén bien limpios y secos, pintamos el interior con pintura naranja: echamos un poco de pintura en el interior y lo giramos para manchar toda la superficie. Quizá necesitemos la ayuda de un pincel para algunos recovecos. Lo ponemos boca abajo sobre un cartón o algo que no nos sirva para que la pintura sobrante salga.

Dejamos los botes secar un par de días.

Dibujamos en la cartulina negra unos ojos y una boca y los pegamos en el tarro. Si hemos decidido utilizar rotulador, lo pintamos en el tarro.

Colocamos el alambre alrededor de la boca del tarro y unimos dos partes con otro alambre, en forma de asa.

Ya tenemos nuestra “calabaza”, que nos va a durar años… Las podemos utilizar como portavelas o para guardar chucherías.

Captura de pantalla 2018-08-29 a las 16.03.34
Captura de pantalla 2018-08-29 a las 16.02.59

 

Comparte esta página :

Write a Reply or Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *